Usted está aquí

Se forma un grupo de oración Ignaciana en Raleigh

Durante los últimos meses, este boletín ha destacado varias historias acerca de algunos programas ofrecidos por nuestro Ministerio Hispano y la creciente demanda de los mismos. Las dos primeras historias explicaban cómo dos de ellos, el Día de Reflexión y el Día de Oración, precipitaron el comienzo de la Escuela de Espiritualidad Ignaciana en Carolina del Norte, Pensilvania y en New Jersey. También escribimos acerca de las oportunidades ofrecidas para poner en práctica lo aprendido en la Escuela, yéndose a un retiro.

Ahora, los graduados de la Escuela quieren saber qué es lo que sigue. “Parece haber un patrón aquí,” dijo Ibis Centeno, nuestra directora asistente para el Ministerio Hispano en Carolina del Norte. “Las personas se inscriben para el Día de Reflexión y el Día de Oración. Luego, se inscriben en la Escuela. Y al final, dicen, ‘¿y ahora qué?’”

En Carolina del Norte, esa pregunta ha tenido una respuesta. Un grupo de graduados de la Escuela en la Parroquia de San Rafael en Raleigh ha formado un grupo de oración ignaciana, dirigida por Rafael Guarnizo, director del coro de la parroquia de las misas en español, y el Diácono Héctor Velazco. Durante los próximos ocho meses, 17 participantes trabajarán con una adaptación de “Encontrando a Cristo en la Oración” (Loyola Press). Este tipo de programas típicamente suele seguir el modelo de ocho semanas presentadas en el libro. En Raleigh, sin embargo, quieren estirar las cosas de manera que los participantes puedan profundizar en el material sin exigir compromisos de tiempo. Se reunirán una vez al mes, en lugar de una vez por semana. También tienen el reto añadido de la adaptación del libro para un público de habla hispana, ya que el libro no está disponible en español.

El objetivo es que las personas que ya han sido introducidas a la espiritualidad ignaciana, sigan aprendiendo de Ignacio. El enfoque, al menos inicialmente, estará en el discernimiento, dijo Rafael. Se le pedirá a los participantes orar diariamente, o tan regularmente como su horario lo permita. Este grupo seguirá libremente, como en “Encontrando a Cristo en La Oración”, la Anotación 19 de los Ejercicios Espirituales, también llamado “Ejercicios Espirituales en la Vida Cotidiana”, aún cuando no van a ser los Ejercicios completos. El programa pretende ayudar a las personas que ya han comenzado su peregrinar con Ignacio a continuar aplicando los principios ignacianos a sus vidas. Con reuniones mensuales destinadas a guiar la oración de los participantes, este programa será menos intenso que los Ejercicios en la Vida Diaria, pero de todos modos brotan de su sabiduría.

Se celebró una reunión informativa en San Rafael del día 4 de junio, y el programa continuará durante los próximos ocho meses. Admiramos la fe y el entusiasmo de los que han comenzado su viaje con Ignacio en Raleigh, y esperamos a ver adónde Dios los llevará.