Usted está aquí

Una Esperanza Descabezada para los Jóvenes de Espíritu

¡Feliz día de San Ignacio!

Buscando actividades para la celebración de la Fiesta de San Ignacio de Loyola, encontré varios datos de la vida de San Ignacio que hasta ahora solamente los había considerado como un crecimiento espiritual. Esta vez los encontré muy simpáticos y que reflejan el crecimiento, no solamente espiritual de su vida, sino también personal.

Siendo Ignacio el menor de trece hijos, y habiendo perdido sus padres a temprana edad, me imagino a un joven Ignacio que quería resaltar, ser especial y tener éxito en su vida. Yo, una madre de cuatro hijas, he tenido algunas experiencias donde mis hijas quieren hacer cosas para resaltar su popularidad que a mí me parecen precipitadas y un poco locas y estos datos acerca de él me dan mucha esperanza. Del mismo modo, sus sueños de ser parte de la corte de los reyes de España, después de ser un héroe en las batallas como oficial del ejército español me recuerdan mucho a los de mis hijas (aunque no son los mismos sueños, pero si la grandeza de ellos).

También las descabezadas decisiones de intercambiarse la ropa con un indigente, salir de “peregrino” sin dinero, vivir en una cueva, dejar que un asno decida la vida de otro hombre e irse a otro continente solamente porque se le metió entre ceja y ceja… si … me recuerda mucho a los jóvenes de hoy, que quieren lucir las ropas que no precisamente les queda bien, pero que estén de moda. Tratan de salirse de la casa de sus padres sin tener la preparación académica ni los medios. Viven de una manera inapropiada donde las decisiones no son el producto de un buen discernimiento, sino de sus deseos inmediatos.

Sin embargo, la perseverancia y valentía de Ignacio, junto con su especial carisma e inteligencia debe haber impresionado al Señor, pues lo usó como instrumento para acercar a los demás hacia Él.

El vano Íñigo, tras viajes, estudios y hazañas; descubre el secreto de “Encontrar a Dios en Todas las Cosas”, lo escribe, dando instrucciones específicas con Los Ejercicios Espirituales… y lo comparte con el mundo para que todos podamos tener nuestro encuentro personal con El Creador. Es importante recalcar que más tarde, después de una extensa formación, funda la orden religiosa, “La Compañía de Jesús, tradicionalmente conocidos como: Los Jesuitas”.

Si, San Ignacio de Loyola me da mucha esperanza para el futuro, no solamente de mis hijas, sino para el futuro de todos estos jóvenes con grandes sueños que se empeñan en hacer cosas descabezadas. Lo que más yo deseo es que lo hagan y lo logren “Todo Para la Mayor Gloria de Dios…” 

- Ibis Centeno, Assistant Director of Hispanic Ministry, North Carolina