Usted está aquí

Jóvenes Adultos Hispanos Extraen Fuerzas de Ignacio

Catorce jóvenes adultos de la Diócesis de Charlotte en Carolina del Norte dedicaron un fin de semana en enero a aprender a orar en la tradición ignaciana y a prepararse para los ministerios de jóvenes de los que son responsables. Estos jóvenes líderes son voluntarios en sus parroquias y cumplen un rol vital en una zona del país donde la Iglesia carece de personal para apoyar el creciente número de feligreses.

Cada año, 25 líderes voluntarios organizan un retiro anual para su propio desarrollo espiritual. Debido a problemas de transporte y de trabajo, sólo 14 de ellos asistieron al retiro de de este año, que se llevó a cabo entre el 16 y 17 de enero en la localidad de Swannanoa NC, en las afueras de Asheville.  El Ministerio Hispano de la Colaborativa Jesuita fue invitado a acompañar a estos jóvenes adultos el primer día, donde los participaron fueron guiados en oración, meditación y reflexión ignaciana. Ibis Centeno, Directora Asistente del Ministerio Hispano en Carolina de Norte, fue acompañada por el P. Donald Ward S.J., vicario parroquial de la Parroquia Santa Teresa en Mooresville NC.

Ibis, que ha trabajado con este grupo desde hace varios años, compartió con los participantes los rasgos fundamentales de la espiritualidad ignaciana: el examen, discernimiento, la oración imaginativa y la contemplación. Ibis dijo: “ellos quieren continuar siguiendo el camino ignaciano. Han sido formados en la espiritualidad ignaciana, y oraron juntos por sus ministerios, por ellos mismos y por los demás.”

Para estos jóvenes líderes, y para muchos de los adolescentes que ellos sirven, la Iglesia se convierte en su familia, dijo Ibis. Especialmente para los jóvenes hispanos, separados de sus familias por la distancia o difíciles circunstancias, ellos encuentran en la Iglesia una comunidad de familia y un sistema de apoyo que les anima a prosperar. “Ellos estudian, trabajan, sirven en sus ministerios parroquiales y diocesanos”, continúa Ibis. “¡Su compromiso es increíble!”

El segundo día del retiro fue dedicado a la planificación de sus ministerios. Hubo intercambios de ideas sobre actividades, desarrollaron presentaciones y discutieron posibles eventos futuros, todos ellos centrados en los temas del Año de la Misericordia. También se prepararon para una próxima reunión de la Pastoral Juvenil, un programa del Instituto Pastoral del Sureste (SEPI), que apoya la formación de la juventud hispana católica regional. Este programa de Pastoral Juvenil tiene cinco reuniones anuales donde los líderes juveniles se reúnen para hablar de sus ministerios, intercambiar ideas y planificar el futuro.

Para los catorce reunidos en Swannanoa, este retiro fue una oportunidad para su formación personal, para hacer oración, y prepararse para el año. “El objetivo es formar y apoyar a estos jóvenes líderes”, dijo Ibis. “Yo he visto crecer a este grupo, y he crecido gracias a ellos. ¡Es contagioso!”